NOTA DEL DIRECTOR


Fecha: 19/04/2018

En el año 1990 era profesor ayudante en la materia Derecho Internacional Privado en la Universidad Nacional de Buenos Aires; la carrera era obviamente, abogacía. Me apasionaba el tema, pero aun más me apasionaba la docencia.

Los caminos de la vida me hicieron dejar ese lugar y nunca más volví a ejercer la docencia de manera directa.

Sin embargo, uno entiende la calidad de la enseñanza cuando se inserta en los vericuetos del saber. Porque allí se comprenden cosas que nos resultan incompresibles y esa apertura de la mente nos pone en un lugar diferente, distinto, a tal punto que nos hace crecer como personas y no solo como profesionales.

Cada uno se expresa de la mejor manera que puede. Sin embargo, el capacitarse, el aprender, el exponerse a ampliar las fronteras del conocimiento, por mínimo que este sea, nace de la necesidad individual, está en cada uno de nosotros.

Con esto quiero decir que es muy difícil que se genere esta necesidad desde la obligación, debemos ser conscientes de ello; pero también somos conscientes de que esa obligación puede despertar en las personas la curiosidad y por qué no la necesidad de abrir una a algo poco o nada conocido: “el conocimiento”, la aventura de aprender, de crecer desde el saber.

Cuando comenzamos a realizar este proyecto de capacitación permanente para la totalidad del personal incluido en el sector del Transporte por Automotor de Pasajeros, muchos nos expresaron oposiciones desde diversos lugares. Estas oposiciones nacen desde la soberbia de considerar que la experiencia no solo es suficiente para cada actividad, sino que nunca podrá ser superada por la capacitación.

En el transporte, un significativo número de personas que ocupamos diversos cargos en el sistema, hemos aprendido desde la experiencia y aquellos que se han capacitado en materia de Transporte, no pertenecen al sector, entiéndase como tal al mundo de las empresas del sistema.

Reflexionamos aquí sobre la necesidad de que aquellos que han decidido realizar una carrera para insertarse en el mundo del Transporte de Pasajeros desde los niveles académicos, deberían “capacitarse” desde la experiencia para entender también el grado de aplicación y sus dificultades cuando se baja al mundo real de trasladar 12 millones de personas diariamente.

Mas allá de esa reflexión, podemos afirmar sin temor a equivocaciones que desde el personal de conducción hasta los cargos de management pasando por el mantenimiento, la limpieza , la administración e incluso los cargos gremiales , hemos aprendido todos desde la experiencia , con prueba y error como único método de enseñanza. Y la primera cosa que uno debe inculcar a la hora de comenzar un proceso de capacitación es que se entienda que eso no alcanza para lograr el máximo de eficiencia en cada una de las tareas que nos haya tocado ocupar.

Ese proceso es tal vez el menos sencillo de todos los posteriores. Inculcar la necesidad de la capacitación y el aprendizaje no es una tarea fácil y es la primera que nos hemos enfocado en realizar. Comenzando por nosotros mismos, los que hemos realizado el esfuerzo del acuerdo para llevar adelante esta asociación.

Efectivamente ha sido un camino largo y con muchas idas y vueltas, porque poner de acuerdo a los sectores empresariales, sindicales y gubernamentales para llevar adelante un proyecto como el que hemos alcanzado, no es una tarea sencilla.

Escucharnos, entendernos, ponernos de acuerdo, todo ello también es un tema de aprendizaje y lo hemos logrado.

A partir de allí, empresarios y gremialistas hemos realizado esfuerzos mancomunados para lograr que la idea original y el acuerdo logrado entre las partes y los funcionarios gubernamentales dieran sus frutos.

Creemos que lo estamos logrando con creces, a pesar de que cada paso hacia adelante comprende alguno hacia atrás.

 Entre los pasos hacia atrás que pueden puntualizarse no podemos dejar de mencionar la existencia de un sinnúmero de personas ajenas al sistema tratando de “capacitar” a nuestro personal desde diversos ángulos y desde diferentes lugares, entendiendo, a nuestro criterio, que como otras cuestiones que hacen a la actividad, existe una diversidad de personas tratando de hacer negocios de la mano del Estado o del sistema.

Agotadora tarea que a esta altura debería ser tema especifico del Señor Ministro de Transporte que ,a través de las compensaciones tarifarias , intenta subsidiar a los pasajeros del sistema sin descapitalizar a las empresas, mientras que estos “sistemas paralelos de capacitación” implican inflar la estructura de costos tratando de convertirse en imprescindibles cuando en realidad , desde nuestro punto de vista , solo tratan de vivir del esfuerzo ajeno.

Se debe entender claramente que cualquier capacitación dentro del sistema debe quedar a cargo de ACCATTAP pues para ello las empresas hacen el enorme esfuerzo de financiar las actividades múltiples que se lleva a cargo para profesionalizar y capacitar al personal del sector.

Aquí una nueva reflexión: el objetivo de capacitar no es darle trabajo que se convierte en “quintas” a los capacitadores, sino que es una tarea que conlleva objetivos más profundos y sobre todo sinceros que muchos de los que deambulan por allí.

Por ello, mostrar en una publicación las tareas y las principales referencias que hacen al trabajo y al esfuerzo puesto en esta noble misión es mostrar el grado de compromiso que los trabajadores, a través del sindicato y los empresarios a través de sus cámaras, están poniendo cada año para dar un servicio de mayor calidad y más profesionalismo.

Aprovechamos este espacio para decirles a los empresarios y trabajadores que no nos dejemos engañar con los “gestores” y “capacitadores” que intentan realizar un negocio con la aplicación de la ya tristemente famosa Norma IRAM 3810.

No queremos ni deseamos que mayor cantidad de terceros continúen realizando “negocios” con nuestros esfuerzos, que a esta altura son exageradamente difíciles de sobrellevar.

El próximo paso de ACCATTAP es precisamente dar los cursos necesarios, buena parte de los cuales ya se encuentran en los propios programas de capacitación de la Asociación, para dar cumplimiento con los requisitos de la norma.

El crecimiento del sistema de transporte por automotor depende de las partes que lo componemos y por tal motivo seguiremos generando las condiciones para que se produzca en un contexto de acuerdos permanentes como los logrados hasta la fecha.

Este punto de partida genero lo que hoy vivimos, una entidad creciendo en forma permanente que tiene como objetivo final, la luz al final del túnel, convertirse en una universidad. La tierra esta arada y recién estamos colocando las primeras semillas, se hace con esfuerzo personal y sectorial, pero la cosecha será, sin lugar a dudas, un placer como pocos de los que hemos vividos.

Sigamos haciéndolo cada día, con el placer de sentirnos parte esencial del Transporte.